lunes, 23 de julio de 2018

thumbnail

Aguantar las críticas: cómo evitar que te afecte lo que dicen de ti

Cuando alguien dice algo de ti que no te gusta, cuando alguien te critica, y tú reaccionas, la persona interpreta que lo que ha dicho te afecta. Que tiene cierto poder sobre ti.

Si, en cambio, permaneces impasible, o das una respuesta asertiva, la persona interpreta que tienes suficiente sangre fría para no tener en cuenta las opiniones ajenas cuando no construyen.

Todo esto ocurre muchas veces a nivel inconsciente, pero es algo que podemos ver en el día a día. Además, la cosa se complica todavía más. Porque no siempre sabemos a ciencia cierta lo que dicen de nosotros. Porque no siempre te lo dirán a la cara.

Y ahí entra lo que tú piensas que dicen de ti, mezclado con tu propia falta de autoestima; tiendes a pensar que hablan peor de ti de lo que en realidad hablan, o como no tienes detalles, lo magnificas y lo haces aún más doloroso.

Por tanto, creo que la mejor manera de evitar que te afecte lo que dicen de ti, es entender que lo que los demás piensan es tan sólo eso: una opinión, nada más. Y que su opinión no necesariamente tiene que ser cierta y la tuya sobre ti mismo debe ser necesariamente equivocada.

Y aunque fuera cierto lo que dicen, recuerda que tampoco somos imágenes fijas. Que podemos cambiar. Que lo que hagamos bien o mal no nos hace menos dignos.

La diferencia entre "responder" y "reaccionar"




Hay una diferencia también muy grande entre "responder" y "reaccionar". Cuando alguien te hace o dice algo sobre ti que no te gusta, puedes responder o puedes reaccionar.

Si reaccionas, estás dando una respuesta incontrolada.

  • Puede ser una reacción violenta: te lanzas a pegar a esa persona o discutir con ella.
  • Puede ser una reacción de impotencia: no hacer nada.

En ambos casos, estás simplemente reaccionando. Es decir, no mides tu respuesta, ni actúas de manera proactiva, sino que es casi como un acto reflejo, una reacción de rabia o impotencia, no de asertividad y autocontrol.

La respuesta es todo lo contrario. Está medida, toma lo que puede haber de cierto en el otro, pero aporta también argumentos en contra.

Intenta entender también la psicología del crítico: qué critica, por qué critica... cuál es su intención. Y qué parte de ti y qué parte de él, ambas subjetivas, puede haber impreso en el mensaje y en el proceso de comunicación.


Los demás también se equivocan


Si quieres evitar que lo que los demás digan te afecte, empieza por entender una cosa: los demás también se equivocan. Es mucho más fácil juzgar a los demás desde fuera que desde dentro. Carecen además de suficiente información para juzgarte acertadamente.

Tú eres valioso, independientemente del estado en el que ahora mismo te encuentres.

Toda crítica va a ir directamente contra tu línea de flotación. Es decir, las críticas siempre hacen daño. pero parte del daño que te hacen tiene que ver con la manera en la que las interpretas y con la credibilidad que les des. 

Lo único que las debilita es quitarles valor, disociar el mensaje crítico sobre ti de tu persona y de la realidad.

Las críticas pueden estar en lo cierto, pero siempre son incompletas e imperfectas

Puede haber parte de verdad en las críticas, pero nunca está la verdad y toda la verdad. No está porque la otra persona carece de toda la información, de todos los datos sobre ti, para poder emitir un juicio crítico sobre ti.

A veces se dice que la crítica puede ser "constructiva". Cuando es constructiva, yo no la llamaría una crítica. 

Pero, en cualquier caso, debes entender que una crítica no debe interpretarse como un:

  • No vales
  • Eres inferior
  • Yo sé más que tú
  • Los demás valen más que tú

Y todo sencillamente porque el que ha pronunciado la crítica tampoco es perfecto. Puede equivocarse en la manera en la que interpreta las cosas. Puede tener una valoración subjetiva de tu situación. Puede errar también en la manera en la que las comunica.

Independientemente de que el otro se crea con derecho a juzgarte o no, entiende esto. 

La solución no es reaccionar. Es responder.

No hay comentarios