lunes, 5 de febrero de 2018

thumbnail

Cómo sentirte mejor contigo mismo

¿Qué es sentirse bien con uno mismo? ¿Cómo sentirte mejor contigo mismo? Durante muchos años me he hecho esta pregunta y aún no he sabido responderla.

Cuando la gente te trata bien, tienes una buena percepción de ti mismo. Son los demás los que te están dando la señal de que "joder, eres bueno, llamas la atención, eres atractivo", etcétera, etcétera, etcétera.






Sin embargo, ese "sentirse bien" con uno mismo en realidad es dependiente de la opinión de los demás. Es un sentimiento que tiene trampa, porque la opinión de la gente es pasajera y, sobre todo, siempre, siempre, siempre te vas a encontrar con alguien a quien no le gustes.

Lo importante no es sentirse bien con uno mismo por lo que los demás dicen de ti, sino sentirte bien contigo mismo por lo que eres, por tu dignidad, por tu valor como persona.

¿Qué crees que necesitas para sentirte mejor contigo mismo?


sentirse bien con uno mismo


Muchas veces creemos que para sentirnos mejor con nosotros mismos necesitamos:

  • Ser más guapos/as
  • Tener más dinero
  • Hacer realidad nuestros sueños
  • Tener salud
  • Tener una posición social alta, tener muchos amigos...
  • Tener, tener, tener, tener
No obstante, perdona que te diga cuál es la realidad:

  • Hay mucha gente guapa en el mundo que no se siente bien consigo misma.
  • Existen muchos ricos que no son felices a pesar de su dinero.
  • Mucha gente ha hecho realidad sus sueños y, después de eso, han tenido más penas y sinsabores de lo que se habían imaginado.
  • Hay mucha gente sana que no es feliz y mucha gente enferma que, a pesar de su enfermedad, lo es.
En definitivas cuentas, que nos han enseñado a creer que nuestra felicidad, nuestra autoestima, tiene que depender de lo externo.

La realidad sobre la autoestima: por qué lo externo no te puede hacer feliz


No obstante esto te va a atraer un montón de problemas:

  • Si lo externo cambia, y tu autoestima está basada en un "estado de cosas", tu felicidad muere. 
  • Te pasarás la vida intentando cambiar las cosas, para descubrir que a veces lo consigues y otras veces no, pero la vida sigue en movimiento y siempre tendrás alguna insatisfacción.
  • Las cosas no son para siempre: ni nuestros amigos, ni nuestra salud, ni las cosas que nos gustan.
  • Y una cosa aún más terrible: tu mente, tu cerebro, el cerebro que te permite leer este artículo y entenderlo, tampoco es para siempre.
Por tanto, si vas a basar tu amor a ti mismo en lo externo, en cosas que cambian, tu amor por ti mismo también disminuirá o variará.


No vas a amarte siempre a ti mismo al 100%. Al menos, la vida no es tan lineal como a veces nos gustaría, o creemos que nos gustaría.

En cambio, está plagada de altibajos, errores, cosas que siempre se pueden mejorar y, en definitiva, pensamientos, sentimientos y emociones que se mueven.

Algo que, por terrible que parezca, es lo que precisamente hace la vida interesante.

El sentido de la vida

  • Si no conocieras lo que es el dolor, no apreciarías del mismo modo el placer.
  • Si no supieras lo que es la soledad, no valorarías de la misma forma estar con alguien.
  • Y si no entendieras lo que supone para las personas no tener salud, te costaría mucho entender el sufrimiento de los demás y amarlos como se merecen.
  • Si desconoces por completo lo que significa llorar, nunca valorarás tanto esos buenos momentos de risa y alegría.
En definitivas cuentas, se te ha dado un paquete completo; una película entera, con sus momentos cómicos, sus momentos dramáticos, sus momentos de romanticismo, sus momentos de tragedia y desgracia y, también, por qué no, sus momentos de heroísmo.

Lo mejor es tratar de vivir esos momentos tal y como vienen; aceptarte tal y como eres, viviendo con el personaje que te ha tocado ser. Y, sobre todo, entendiendo muy claramente que la vida es dinámica, no estática.

Eso quiere decir que tú puedes influir en tus emociones, en el modo en el que te tomas las cosas, para así poder sentirte mejor contigo mismo.

Durante mucho tiempo estuve pensando que "yo era así" y no había forma de cambiar nada. Lo cierto es que, cuando vas dando pequeños pasos, te das cuenta de que esas cosas tan estáticas, inamovibles, no son tan inamovibles como parecían.

Se puede cambiar, se puede manejar la ansiedad. Se puede llevar una vida plena, incluso divertida, teniendo ansiedad y aprendiendo a gestionarla.

¿No importa lo que piensen los demás?

Sería absurdo por nuestra parte pensar que la opinión de los demás no influye en lo más mínimo en nuestra autoestima.

De hecho, somos animales sociales.

En el fondo, cuando alguien habla bien de nosotros significa que nos sentimos aceptados en el grupo. Y cuanto más grande es ese grupo, más grande es lo que llamamos fama.

Pero la cosa se complica un poco si empezamos a profundizar en todo esto:

  • ¿Puedes caerle bien a todo el mundo? ¿Vale la pena intentar ser aceptado en todos los grupos del mundo?
  • Y en el supuesto de que eso fuese posible, que no lo es, ¿te haría sentirte mejor contigo mismo?
  • ¿Siempre tiene razón la mayoría? ¿Siempre conocemos lo que piensa la gente de nosotros, o es una interpretación distorsionada?
  • ¿No es mejor simplemente tratar de equilibrar tu opinión sobre ti mismo y la opinión de los demás sobre ti? 
  • ¿No es cierto que tú te conoces mejor a ti mismo y que, por tanto, tienes una base más sólida para reconocer las cosas buenas que hay en ti?

Construimos nuestra autoestima en gran parte de acuerdo al amor de nuestros padres, pero también influye mucho toda nuestra infancia; cómo nos trataron nuestros profesores, nuestros amigos, nuestros compañeros de colegio e instituto, etc.

Todo eso te ayuda a construir tu personalidad y tu percepción de ti mismo, que a veces puede venir muy distorsionada por ese contexto en el que hemos nacido y también por cómo interpretamos las cosas.

En definitivas cuentas, si pones en un altar la opinión de los demás, y haces que la tuya dependa de eso, tu vida estará sometida a los vaivenes de la opinión de los demás. Y eso no define tu valor.

Si te ha gustado este artículo, te invito a leer ahora el post "Cómo evitar el miedo al qué dirán". También me gustaría leer tus comentarios :)

No hay comentarios