jueves, 16 de marzo de 2017

thumbnail

¿Es cierto que la ansiedad adelgaza?

Te subes a la báscula y notas que has bajado de peso. ¿Es cierto que la ansiedad adelgaza? ¿Deberíamos entonces promocionarla como un "método mágico" para conseguir bajar 10 kilos en 30 días y sin esfuerzos? Lo cierto es que la pérdida de peso por ansiedad no tiene nada de gracioso y sí que puede suponer un problema serio que pone en riesgo tu salud.





En este post hablaremos sobre ansiedad, salud y pérdida de peso. Y también de por qué deberías prestar mucha atención si el exceso de estrés y ansiedad te está haciendo adelgazar.

Ansiedad generalizada y pérdida de peso

la ansiedad adelgaza

Hay quien quiere ver el lado positivo de la ansiedad y asegura que funciona para perder peso. Lo cierto es que, sin embargo, la pérdida de peso no es algo necesariamente bueno, como nos han hecho creer. Es decir, siempre depende. Si además de grasa abdominal estás perdiendo masa muscular, perder kilos está influyendo negativamente en tu salud.

Es cierto que las personas que presentan un trastorno de ansiedad generalizada (TAS) pueden tender a perder peso, a pesar de lo que comentamos sobre la ansiedad por comer. La pérdida de peso sin motivo, cuando no estamos haciendo dieta, ni ejercicio físico (consciente), puede deberse a la rapidez y el estrés de vida que llevamos.

¿Por qué una persona con TAS puede adelgazar mucho en poco tiempo? El principal motivo radica en los hábitos que se tienden a llevar.

  • Saltarse algunas comidas por falta de tiempo
  • Ir a todas partes corriendo, con prisas y desesperación.
  • Estar en movimiento y sudando a todas horas debido a nuestros miedos.
  • Si nuestra ansiedad va asociada con episodios de depresión debido a la ansiedad generalizada, por la falta de apetito.
Los hábitos de vida influyen mucho más de lo que creemos a la hora de adelgazar. Eso no quiere decir, sin embargo, que una persona que atraviese un episodio de ansiedad excepcional vaya a perder peso sí o sí. Hay actividades que nos suponen un gran esfuerzo y pueden llevarnos a una pérdida involuntaria de peso por estrés.

Por ejemplo, si sientes ansiedad en el trabajo o ansiedad al conducir, es probable que lo pases tan mal y consumas tantas energías debido al exceso de nervios y concentración, que sí acabes perdiendo peso.

¿Los nervios engordan o adelgazan?

Y aquí es donde viene la duda de algunos. Cuando estoy nervioso, siento taquicardia, dolores de estómago y sudo mucho, ¿tiendo a adelgazar o a engordar?, ¿no debería ser al revés, que la ansiedad nos llevar a comer compulsivamente para tratar de calmarla y, al final, el efecto sería engordar?

Pues en parte es cierto y en parte no. Hay personas que tienden a intentar calmar la ansiedad a través de la comida, pero no necesariamente pasa así con todas. Quien tiene mucha prisa y nervios a veces tiende a llevar, como hemos apuntado, unos hábitos alimenticios que se caracterizan por la escasa ingesta de calorías y una vida muy estresante.

Depende de la persona, los hábitos de vida y el caso concreto. De modo que ansiedad y bajada de peso no siempre van de la mano. También se puede engordar por ansiedad porque tiendes a comer muchas grasas y azúcares para calmar ese vacío interior y ese deseo de que los problemas pasen.

La verdad es que el tema de la comida es muy serio. Si tienes problemas en este aspecto, te aconsejamos que te pongas en manos de un buen psicólogo y busques una dieta adecuada para no seguir perdiendo peso.

Una actividad que también puede ser de mucha ayuda es apuntarte a un gimnasio y tratar de aumentar un poco la masa muscular. Recuerda lo importante que es hacer ejercicio o practicar algún deporte para calmar los nervios y la ansiedad.

¿Has bajado de peso por la ansiedad? ¿O lo has aumentado? Te invitamos a compartir tus consejos e impresiones en los comentarios.

No hay comentarios