jueves, 5 de enero de 2017

thumbnail

Tengo ansiedad por amor: ¿qué hago?

Si tengo ansiedad por amor, ¿qué es lo que puedo hacer? ¿cómo combatir unos sentimientos tan fuertes?

Es una pregunta que muchos nos hacemos en determinadas situaciones; la ansiedad por amor no correspondido, o por desamor es una de las experiencias más duras que hay.

Lo cierto es que no hay una fórmula mágica para evitar la ansiedad por amor. Pero sí voy a tratar de darte en este post algunos consejos que quizás te puedan servir de ayuda.

Ansiedad por amor: ¿por qué tengo ansiedad?

ansiedad por amor

Sé lo duro que puede llegar a ser sufrir ansiedad por amor. Ya sea porque la persona que tú quieres no te corresponda, o porque estás a punto de llegar a la ruptura porque no te sientes querido por tu pareja, o tú ya no quieres a ésta como antes.

Enamoramiento y ansiedad vienen así muchas veces cogidos de la mano. Y venimos así a sumirnos en una profunda tristeza y dolor.

La explicación por la que sentimos ansiedad ante el amor muchas veces tiene que ver con nuestra reacción ante las emociones fuertes. Nos cuesta dominarlas, idealizamos demasiado a las personas, pasamos en un minuto de tocar la luna a hundirnos en el barro.

Si no te responde a Whatsapp al momento, si pasa el tiempo y parece que no reacciona, si no te trata como te gustaría, cuando tienes dudas acerca de tu amor por él (o ella). O de él o ella por ti. En definitivas cuentas, que vives en una montaña rusa porque las cosas no son como te gustarían.

Y eso, claro está, afecta a tus pensamientos y tu manera de vivir. Tiendes a caer en pensamientos obsesivos, en comportamientos que pueden ser poco saludables, incluso llegar a acosar y perseguir a esa persona que te ha dejado claro, por pasiva y/o por activa, que no te quiere y no quiere estar contigo.

Entonces te haces un montón de preguntas: como, por ejemplo, qué es lo que habrás hecho mal para que eso ocurra. Y no caemos en la cuenta de que, en realidad, la inmensa mayoría de las veces el problema no está en nosotros, o no sólo está en nosotros. Está en los dos, en que somos inadecuados el uno para el otro, que la manera en la que habíamos soñado o imaginado a esa persona no se corresponde con lo que realmente es.

¿Amas de forma ansiosa?

Se me viene a la cabeza ahora mismo el libro "Ya no sufro por amor", de Lucía Etxebarría (lo puedes encontrar en Amazon). En él ella nos distingue entre tres perfiles de amantes o formas de amar: las parejas ansiosas, los seguros de sí mismos y los evasivos.

Ella se da cuenta de que a veces se producen combinaciones de parejas que son del todo incompatibles. Por ejemplo, el ansioso con el evasivo es una combinación muy peligrosa. Porque, aunque la pareja evasiva siente satisfecho su ego por la gran atención que pone sobre ella la pareja ansiosa, al mismo tiempo necesita sentir el desapego, el distanciamiento emocional, la lejanía.

Es un tipo de relación bastante tortuosa, aunque por desgracia muy habitual. La pareja que mejor funciona, generalmente, es aquella en la que los dos son seguros de sí mismos, cuando no tienen miedo al compromiso, pero tampoco caen en un apego extremo y controlador.






¿Se puede evitar el sufrimiento por amor?

Muchos psicólogos te van a decir que, si hay sufrimiento, lo que estás experimentando no es realmente amor. Es otra cosa. Probablemente, que sientes dependencia hacia una persona que te está generando dolor y tristeza y con la que no te sientes a gusto.

Lo único que podemos hacer es vivir y experimentar esas emociones que también nos ofrece la vida y que tenemos que aceptar por difícil que resulte. Extraer el aprendizaje que podamos obtener de ello y dejar ir, seguir adelante. Teniendo claro, además, que de cada situación aprendemos algo de nosotros mismos y podemos llegar a conocernos mejor.

Para evitar el sufrimiento por amor, si es que admitimos que tal cosa puede llamarse amor, básicamente tendrías que dejar de amar. Siempre hay cosas que nos pueden generar ansiedad. De lo que se trata es de aprender a manejarla lo mejor posible. Aprender a controlar nuestro "juego interior" o nuestro "juego mental". Y, sobre todo, querernos a nosotros mismos y no permitir el abuso o caer en la dependencia hacia alguien que no nos quiere.

Si tienes problemas para dormir por la ansiedad y los pensamientos obsesivos, te recomiendo que leas mi post sobre insomnio por ansiedad.

¿Tienes ansiedad por amor? Me gustaría que nos cuentes tu caso en los comentarios, y si te puedo ayudar en algo, estoy a tu disposición.

No hay comentarios