viernes, 13 de enero de 2017

thumbnail

Gestionar la ansiedad a través de una buena gestión del tiempo

gestionar la ansiedad

Cuando lo arrastras toda la vida, gestionar la ansiedad no es fácil. Me he fijado en que muchas veces mi ansiedad va asociada a una mala gestión del tiempo. Cuando quiero hacer muchas cosas en un período de tiempo muy corto, o asumo más tareas de las que en realidad puedo hacer, las probabilidades de que sufra un colapso por ansiedad son mucho más altas.

Todo esto me ha llevado a entender el tiempo de otra forma y tratar de aprender a gestionarlo. Uno de los problemas que tenemos las personas con ansiedad es que tenemos dificultad para organizarnos, y cuando nos organizamos, no siempre cumplimos.

En este post te voy a dar algunos consejos para gestionar la ansiedad a través de una buena gestión del tiempo. Algo que he ido aprendiendo mucho en los últimos meses.

Gestiona tu tiempo, gestiona tu ansiedad

Como hemos explicado muchas veces en este blog, la ansiedad consiste en un mecanismo de defensa ante lo que percibimos como una amenaza.

Muchas de esas amenazas no son reales, o están sobrevaloradas, ya que no tenemos en cuenta nuestras capacidades, o nos falta confianza en nosotros mismos. Cosas que se pueden aprender y se pueden trabajar, por cierto.

Hay amenazas que pueden ser inevitables y tenemos que aprender a convivir con ellas y tratar de reducirlas al mínimo. Pero hay otras que nos las montamos nosotros solos y que las podríamos eliminar con un poco de práctica.

Por ejemplo, una de las cosas más típicas que solemos hacer es caer en la "procastinación". Procastinar consiste en postergar las tareas para más adelante porque tememos enfrentarnos a ellas. Cuando hacemos esto, sin embargo, al final acabamos teniendo que hacerlas rápido y en el último minuto, lo que aumenta nuestro estrés y aumenta las probabilidades de que nos pongamos nerviosos a medida que se acerca la hora.

Este problema se podría corregir si aprendemos a gestionar mejor nuestro tiempo y lo que a veces se llama gestionar el estrés. Si aprendemos a ser previsores y gestionar bien el tiempo, puedes hacer las cosas con más antelación y así la presión no se nos echará encima. Con lo cual, habremos reducido una situación que percibimos como amenaza creada por nosotros mismos, por postergar demasiado.

10 consejos para gestionar mejor tu tiempo

Cada persona tiene sus propios trucos, pero estos son algunos de los consejos que más me han servido para gestionar bien el tiempo y administrar la ansiedad de forma más eficaz.

1. Levantarme antes que nadie. Cuando me levanto antes que nadie, a las 5 o 6 de la mañana, tengo mucho más tiempo para realizar las tareas del día. Cuando la gente normalmente se levanta, yo ya llevo horas haciendo cosas. Eso me da una sensación de control que hace que ese día sea muy productivo.

2. Eludir pensamientos. Otro de los errores mentales en los que caemos a veces las personas con ansiedad son las obsesiones. Le damos vueltas y vueltas a un pensamiento y nos pasamos las horas así. Cuando estamos durmiendo en la cama, paseando por la calle, etc. Aun cuando intentas no pensar en ello, no puedes. Lo único que me ha funcionado es tratar de desviar mi atención sobre otra cosa; por ejemplo, por la mañana siempre leo algún artículo de algún blog que me gusta para tener algún tema interesante en el que pensar. 

3. Llevar una lista de tareas. A mí me gusto mucho trabajar con Excels, pero hay montones de aplicaciones de agenda que te permitirán gestionar las tareas del día. Cuando todo se hace a su hora, no hay tiempo para darle vueltas a otras cosas. Estás pendiente de un objetivo. Además, piensas en el ahora, en las tareas de hoy, y no en las de dentro de un año, ni en el pasado.

4. Llevar un diario. Dijimos que llevar un diario terapéutico ayuda a sobrellevar la ansiedad. Escribir todos los días en un diario te ayudará a tener la sensación de que controlas tu día. De que el tiempo es tuyo. Tienes una panorámica de todos tus días. Puedes volver a leer lo que escribiste días atrás. Si te resulta complicado llevar un diario en papel, no hay que complicarse la vida. Mi diario es una hoja de Word que tengo en el escritorio de mi computadora.

5. Eliminar las distracciones. A veces te sientes mal porque hay demasiados "inputs" en tu vida. Y lo cierto que es la vida que llevamos hoy no ayuda nada en ese sentido. Grupos de Whatsapp, llamadas, redes sociales... está todo ideado para impedirnos concentrarnos en una tarea. Cuando vayas a hacer algo, desconecta todo, si puede ser desconecta Internet en ese momento y apaga el móvil. Te sentirás mucho más libre.

6. Sé consciente de tu ritmo. La vida es igual que montar en bicicleta. Tienes que llevar un ritmo y mantenerlo. No puedes pretender hacer una carrera de 150 kilómetros como si todo el camino fuera un sprint. Te cansarías. Y si te sientes culpable, no tienes razón. Porque es absolutamente normal que no lo consigas. Así que, simplemente, encuentra tu ritmo de hacer las cosas y ajústate a él.

7. Ten visión de futuro. Hay personas que tienen ansiedad laboral porque llevan trabajos que de por sí son estresantes y poco saludables para personas con ansiedad. Mi consejo es que si tu trabajo no te gusta del todo, o no estás a gusto en tu contexto de trabajo, busques una alternativa. Hoy hay mucha gente, por ejemplo, que vive de Internet y trabaja desde casa.

8. Planificar el descanso. Cuando trabajas, hay una hora de salida (vamos, en teoría). Pero cuando descansamos, generalmente no nos ponemos límites. Y eso hace que a veces el tiempo se nos vaya volando y nos pasemos las vacaciones pensando en que ya queda poco para tener que volver a trabajar. Lo mejor contra esto es planificar el descanso: haz planes, decide lo que vas a hacer.

9. Dedica momentos para ti. Tú eres tu mejor activo y tienes que cuidarte. Si quieres estar preparado para el día a día, tienes que aprender a gestionar la ansiedad. Y eso implica, sencillamente, que tendrás que darle descanso a tu cuerpo y a tu mente. ¿Sabes por qué? Porque la vida es cíclica. Volverás a tener momentos de mucho estrés y ansiedad, pero también momentos de descanso.

10. Invierte en formación. No se trata, simplemente, de estudiar. Sino de aprender consejos que te pueden ayudar en el día a día. Escuchar lo que te tienen que decir expertos en temas de psicología y superación personal para llevar una vida más tranquila, más pausada, donde también realices las tareas que debes hacer. Me he dado cuenta de que, cuantos más conocimientos tengo, menos tiempo dedico a cosas insustanciales que no me ayudan a vencer la ansiedad.

Estrés vas a tener en algunos momentos de tu vida, seguro. La cuestión es qué vas a hacer con él, cómo vas a enfrentarlo para que no te tumbe y puedas llevar una vida feliz.

Quizás tú puedas ayudarme añadiendo algún consejo más. Te invito a que me des tu opinión en los comentarios.

No hay comentarios