domingo, 29 de enero de 2017

thumbnail

Cómo superar la ansiedad laboral


Hay muchas personas que sienten ansiedad por ir a trabajar y se preguntan qué pueden hacer para solucionarlo. Si tú también quieres saber cómo superar la ansiedad laboral, en este post te daremos algunos consejos que te pueden resultar de ayuda.

No pienses el único que sufre esta circunstancia. Sentir ansiedad por problemas en el trabajo es algo muy común. Y no pasa sólo en determinados tipos de trabajos, depende también de las características de la persona, su historia y su situación personal. Veamos qué es lo que puedes hacer.

¿Por qué sientes ansiedad en el trabajo?

Hay personas que piensan en su interior: "El trabajo me crea ansiedad". Por tanto, se ven inmersos en un conflicto interno muy fuerte. Por un lado, tienen que ir a trabajar porque necesitan ganar un sueldo. Pero, por el otro, desearían no tener que hacerlo.

Las razones por las que están experimentando síntomas de ansiedad laboral pueden ser muy variadas.
  • Un clima laboral hiper-competitivo, donde los empleados se tratan como rivales y no como compañeros.
  • La sensación de que tu jefe te tiene en poco o te menosprecia.
  • La falta de motivación por el trabajo debido a que no se ajusta realmente a nuestros sueños y objetivos.
  • Las condiciones laborales, que pueden resultar muy poco satisfactorias para el trabajador.
  • Las propias características de ese empleo, que implican vivir en una tensión constante y una sensación de estar vigilado continuamente.
Nuestra vida pende prácticamente de un hilo y, en algún momento, seguro que te has planteado la idea de pedir una baja por ansiedad, si no lo has hecho ya. No obstante, temes que si lo haces la gente se pueda enterar y empiecen a pensar mal de ti.

En tales casos, lo único que te puedo recomendar es que seas paciente contigo mismo y trates de estudiar tu caso.

Mi trabajo me produce ansiedad, ¿qué hago?

Muchas personas se sienten como atrapadas con un trabajo que les produce estrés y ansiedad. Si estás experimentando estas sensaciones, sólo puedes hacer tres cosas:
  • Seguir como hasta ahora.
  • Conservar tu trabajo, pero tratar de hacer pequeños cambios para que te resulte más agradable.
  • Dejar tu trabajo y buscar una alternativa.
La primera opción es la que nunca hay que seguir. Se pueden hacer muchas cosas para mejorar nuestra situación.

A veces el problema se halla realmente en el clima de trabajo, pero a todo esto se unen también, muchas veces, nuestros propios miedos, inseguridad y desconfianza. Si tienes ansiedad social, los problemas de ansiedad en el trabajo pueden volverse comunes.
  • A la hora de comunicar de manera asertiva tus ideas ante compañeros y tu jefe.
  • Debido a la sensación de que son inferiores o menos competentes que otros empleados.
En este sentido, es importante aprender a no compararnos con los demás, incluso cuando los demás lo hacen. Se trata no de esperar a que los demás nos den el trato que merecemos, sino en empezar a hacer pequeños cambios en nosotros, de forma paciente y calmada.

"¿Cómo?", me dirás.

Cosas que puedes hacer si quieres superar la ansiedad laboral y mantener tu trabajo

Debemos trabajar en dos áreas: en la mente y en nuestras acciones.

Entendiendo, primero, que nuestra ansiedad en el trabajo no siempre tiene que ver con nosotros y nuestros miedos. Es perfectamente posible que el ambiente de trabajo no sea bueno, que los comportamientos de otros no sean empáticos, ni estén orientados a sacar lo mejor de nosotros.

Comprendiendo, por ejemplo, que podemos estar siendo víctimas de comportamientos y actitudes tóxicas. Quizás estemos sufriendo, por ejemplo, el mobbing laboral.

Una vez que tenemos en cuenta todo esto, debemos corregir los patrones de pensamiento, creados por nosotros y a veces fomentados por los demás, que nos hacen sentir ansiedad laboral. Por ejemplo:
  • Trabajar tu autoestima y confianza en ti mismo.
  • Mejorar tu control del tiempo. Recuerda que hablamos sobre la relación entre gestión del tiempo y ansiedad.
  • Combatiendo tu ansiedad a través de ejercicios de relajación.
  • Tratando de que el pensamiento positivo impregne tus acciones del día a día.
  • Siendo comprensivo contigo mismo.
  • Aprendiendo a ser más constantes y eficaces en nuestras tareas.
  • Tratando de vencer nuestra indefensión aprendida. Es decir, respondiendo de manera asertiva cuando se socava nuestra dignidad.
  • Respondiendo de una forma pro-activa y no reactiva. Tratar de anticiparte a los pensamientos y comportamientos automáticos de los demás con un comportamiento premeditado, orientado a desactivar la mala energía que te transmiten.
Todo esto no significa que haya algo erróneo en nosotros. O que si estamos sufriendo ansiedad laboral es "porque no estamos haciendo las cosas bien". No te hundas en la tristeza.

Uno de los secretos para que las cosas no nos afecten es tratar de percibir las críticas y fracasos como un dato, una mera información objetiva para mejorar, quitándole la "carga emocional".

Qué hacer si tu trabajo no te gusta

El trabajo es algo hermoso en sí mismo porque nos permite desarrollar nuestras habilidades y capacidades. Sí, ya lo sé, quizás el trabajo en el que estás ahora parece exactamente todo lo contrario. Estoy hablando del trabajo en general o en sentido abstracto.

Lo que me gustaría darte a entender es que debes salir de la idea de que el trabajo que tienes ahora es el único que existe. Que te liberes de esa sensación de estar atrapado en un lugar, con cierta gente y con cierto jefe.

¿Debes dejar tu trabajo por ansiedad?

No, no quiero decir eso. Eso es una decisión que debes tomar tú. Debes valorar si realmente puedes permitírtelo, y sobre todo, tener claro que aunque si decides mantenerlo, puedes contemplar otras posibilidades: buscar alternativas al mismo tiempo, o crear un negocio por Internet desde tu casa.

Pero lo ideal es que te hagas la idea de que siempre hay soluciones. De que no estamos condenados a trabajar en lo mismo toda la vida. Evita el pensamiento catastrofista ("es imposible salir de esta situación"), deja de lado las excusas ("podría hacer esto, pero es que..."). Es tu mente la que busca lo negativo porque, a pesar de que no le gusta su situación actual, no quiere salir de su zona de confort.

Sal de tu zona de confort aprendiendo a pensar de manera distinta. Empieza a ver vías de escape sostenibles. Tratar de sentirte mejor contigo en ese trabajo, o bien buscar otro trabajo, o crear tu propio negocio. El ambiente perfecto no lo vas a encontrar nunca; pero si te marcas objetivos, si te atreves a ser aquello que querías ser desde niño, estarás haciendo aquello que querías en la vida.

Vale la pena caminar en esa dirección. ¿Te atreves a compartir tu historia con nosotros? Te invito a hacerlo en los comentarios.

No hay comentarios