lunes, 23 de enero de 2017

thumbnail

5 actividades manuales para disminuir la ansiedad

actividades manuales para disminuir la ansiedad

Hay muchas actividades manuales para disminuir la ansiedad y el estrés. Quizás en algún momento te pusiste a hacer alguna de ellas y, sin apenas darte cuenta, todo el nerviosismo e inquietud anteriores habían desaparecido en un abrir y cerrar de ojos. De lo que se trata es que empezamos a realizar este tipo de actividades de manera más habitual y conscientemente.

Creo que cada persona se relaja de una forma distinta. Lo que a unos les puede parecer enormemente aburrido, a otros les puede resultar agradable e incluso entretenido. El truco está en que sean cosas que tengamos que hacer con las manos y que requiera cierta atención y concentración.

Ventajas de realizar actividades manuales para disminuir la ansiedad

Cuando nos enfocamos en actividades manuales, estamos practicando uno de los mejores ejercicios para combatir la ansiedad: se trata de desviar la atención de aquello que nos preocupa hacia otra cosa.

Por unos momentos, te aíslas por completo del resto del mundo para realizar esa actividad, por tonta y sencilla que resulte. De lo que se trata es de poner a nuestro cerebro a trabajar, de que nuestra mente esté ocupada haciendo algo que, en su mismo proceso, nos ayuda a reparar y dosificar nuestro cerebro.

Al estar concentrado en otra actividad que no tiene nada que ver con nuestra fuente de turbación, gran parte de los síntomas de la ansiedad van reduciéndose hasta que prácticamente terminados relajados y enfocados por completo en la otra actividad.

5 actividades que te ayudarán a bajar la ansiedad

A continuación te voy a mostrar algunas actividades manuales para disminuir la ansiedad que puedes hacer.

1. Pintar

Como si fuéramos niños, pintar nos ayuda a expresar esas emociones que no podemos decir con palabras. Reflejamos nuestro mundo interior y, al mismo tiempo, nos enfocamos en una actividad que requiere de cierta concentración, precisión y sentido estético. Como señalan en Mente Maravillosa, pintar nos ayuda a desconectar o apagar nuestro cerebro.

Es un ejercicio para vencer la ansiedad que podemos hacer tranquilamente y en silencio y prácticamente en cualquier lugar. Sólo necesitas un bolígrafo o lapicero y un papel. Pero si lo quieres hacer a lo grande y con más calma, puedes probar en casa la pintura acrílica y aprender a pintar.

2. Cocinar

Todos tenemos una cocina en casa y podemos aprovecharla para disminuir la ansiedad. La clave es empezar a hacer la comida con mucha antelación y con tiempo, ya que no se trata de preparar un plato cualquiera, sino de hacer una receta que nos lleve algo de tiempo y esfuerzo.

Una receta con muchos ingredientes en la que tengamos que cortar, trocear, amasar, batir, esperar... en definitiva, que nos tenga muy ocupados y entretenidos durante un par de horas poco antes de chuparte los dedos.

3. Escribir

Es curioso cómo los ordenadores han provocado que cada vez utilicemos menos el bolígrafo. Pero escribir a mano es un ejercicio muy saludable, que te permite regodearte en una buena caligrafía, pero al mismo tiempo expresar tus pensamientos y sentimientos de forma eficaz y liberarte de ellos.

Prueba a escribir un diario. Existen muchos blocs de notas muy originales, como por ejemplo la Moleskine, donde puedes anotar ideas y pensamientos cuando estés en el autobús, tomando un helado o en la montaña.

4. Tocar un instrumento

Recuerda que dijimos que la música ayuda a combatir la ansiedad. Pero si no nos limitamos sólo a escucharla, sino que participamos nosotros en su creación, ya nos estaremos concentrando en una actividad que nos va a resultar entretenida y llevadera. Un ejercicio que nos permitirá tener la mente ocupada y no estar enfocados en nuestras obsesiones y frustraciones.

Hay instrumentos que te pueden resultar muy fáciles de tocar, como la flauta o incluso un piano. Prueba con varios y escoge el que más te haya llamado siempre la atención. Ésta puede ser una buena ocasión para adquirir, además, un nuevo hobby.

5. Hacer un puzzle

Los puzzles, al igual que la música, tienen la facultad de amansar las fieras. En este caso, a las fieras humanas :) Si estás nervioso y tenso, hacer un puzzle es una actividad para la que necesitarás estar concentrado. Además, te permitirá visualizar un panorama con algo de perspectiva, lo que te ayuda a salir de tu ensimismamiento y ver las cosas desde otro ángulo más objetivo.

Lo ideal es que sea un puzzle de unas 1000 piezas, o más, pero si te resulta muy complicado, puedes empezar con uno más pequeño. Con el tiempo tú mismo irás viendo que eres capaz de hacer puzzles cada vez más grandes. Recuerda, nadie te está esperando, no hay ninguna prisa por acabarlo.

¿Practicas algunas de estas actividades manuales para disminuir la ansiedad? ¿Qué otras tareas nos recomiendas?

No hay comentarios