miércoles, 28 de diciembre de 2016

thumbnail

5 razones para luchar contra la ansiedad

Más de una vez te habrás sentido con ganas de "tirar la toalla" a la hora de luchar contra la ansiedad. Lo has intentado una y otra vez y no pareces ver resultados. Simplemente parece que acabas asumiendo la idea de que tienes ansiedad y no vas a lograr quitártela nunca.

Pero lo cierto es que ese pensamiento es precisamente lo que va hacer que la ansiedad se mantenga. Mientras sigas creyendo que luchar contra la ansiedad vale la pena, seguirás haciendo pequeños esfuerzos que contribuirán a reducirla y eliminarla en tu vida.

Las 5 razones para luchar contra tu ansiedad

luchar contra la ansiedad


En este post quiero darte, por tanto, 5 razones para luchar contra la ansiedad. Estoy pensando sobre todo en aquellos que, como yo en algún momento de mi vida, nos hemos visto tentados a darnos por vencidos.

1. Porque la ansiedad se puede vencer

De hecho, cuando dejas de pensar en ella, cuando dejas de darle importancia, es precisamente cuando más cerca estás de la victoria.

En cambio, cuando estás obsesionado y preocupado por tu ansiedad, cuando te sientes muy bajo de autoestima y crees que tu vida no vale nada, entonces tu ansiedad parece mucho más grande.

Porque la ansiedad es sinónimo de estar vivo y sólo es mala cuando nos preocupamos en exceso por cosas que no representan ningún peligro grave. Sólo es un peligro por el valor que le otorga nuestra mente.

Vencer la ansiedad es un proceso, no es algo que "se consigue" o "no se consigue" de repente. Llega un momento, además, en el que te aceptas tal y como eres. "Tengo ansiedad y hay cosas que no se me dan bien", te dices. "Pero, mira, me da igual, yo tiro hacia delante con mi vida y trato de llevarlo lo mejor posible".

2. Luchar contra la ansiedad puede ser algo heroico

Pocas veces he experimentado una sensación mayor de victoria a cuando veo que voy superando mis miedos. Cuando veo que voy aprendiendo a no ponerme tan nervioso. Cuando tengo paciencia y veo que lo estoy consiguiendo.

Creo que las personas que no tienen ansiedad no experimentan una emoción semejante, o no de la misma manera. En el fondo, cuando consigas dar unos pequeños pasitos, tú mismo vas a tener esa sensación de victoria que difícilmente se puede describir.

3. Cuando luchas contra la ansiedad, te conoces mejor a ti mismo

Nunca serás el mismo. Empezarás a conocer cómo funciona tu cerebro, cómo reacciona tu cuerpo. Irás sometiéndote a pequeños retos, a determinados desafíos controlados. Lograrás cambiar determinados pensamientos, tomar las riendas de tu mente otra vez y tener un mayor autocontrol.

Cuando eso pasa, ya no eres la misma persona. Te conoces mejor. Sabes de lo que eres capaz. Y entonces te atreves más. Quieres hacer cada vez más cosas. Aplicas el método que te funcionó en otra cosa a las demás y empiezas a ver resultados en tu vida.

4. Estás atesorando una paciencia y una constancia inigualables

Cuando luchas contra la ansiedad, estás trabajando tu intolerancia a la frustración. No sólo las personas con ansiedad tienen problemas muchas veces para hacer o terminar las cosas. También la gente que aparentemente no se define como ansiosa, o creen que llevan una vida normal.

Pero cuando te conoces a ti mismo y sabes de lo que eres capaz, también vas adquiriendo una entereza que te vuelve casi inmune ante los fracasos, ante las críticas, ante las dificultades. Sigues insistiendo y no haces caso de nadie. Porque sabes que lo vas a conseguir.

5. Porque tus sueños aún pueden hacerse realidad

Luchar contra la ansiedad es luchar por tus sueños. Tratar de ser la persona que quieres ser, incluso aceptándote tal y como eres. No eres menos que los demás y la manera de conseguir que tus deseos se cumplan es luchando contra aquello que te impide llevar una vida equilibrada y saludable, sin miedos.

O mejor dicho, una vida en la que eres capaz de convivir con tus miedos y hacer las cosas aunque te dé miedo.

¿Has decidido que vas a luchar contra la ansiedad? Te invito a que sigas leyéndome en este blog y, si te ha gustado este artículo, déjame un comentario.

No hay comentarios