domingo, 18 de diciembre de 2016

thumbnail

¿Qué es la crisis de ansiedad generalizada?

Mucha gente no sabe lo que es una crisis de ansiedad generalizada. Creen que simplemente se trata de estrés. Pero no tiene nada que ver. Los síntomas son mucho más fuertes. Y, sobre todo, los que hemos pasado por ahí, sabemos que puede llegar a ser mucho más paralizante que el estrés o, mejor dicho, el "eustrés", como te expliqué en otro post.

La ansiedad generalizada no tiene necesariamente que ver con estar haciendo un enorme esfuerzo o la falta de tiempo. Podemos sufrirlo de manera habitual, en cosas que son incluso cotidianas, como ir a clase (en especial para los que tienen ansiedad social) o estar en el trabajo (los que sufren de ansiedad en el trabajo).

En este post queremos aclarar cuáles son los síntomas físicos de la crisis de ansiedad generalizada. A ver si es verdad que los conceptos van quedando más claros para los que no saben lo que es esto.

Crisis de ansiedad generalizada: síntomas físicos

crisis de ansiedad generalizada


Una persona que atraviesa una "crisis de ansiedad generalizada" experimenta una serie de síntomas físicos que nota en su propio cuerpo.

Por ejemplo, si tienes ansiedad social y estás en un sitio rodeado de personas, es probable que te sientas inquieto o incómodo y puedas experimentar síntomas. Dependiendo de lo habituado que estés a la situación, los síntomas serán más o menos visibles.
  • Puede que tu cuerpo esté temblando de arriba a abajo, literalmente.
  • Tal vez estés experimentando mucha sudoración en las axilas, palmas de las manos, cabeza y pies.
  • Quizás sientas unos impulsos muy grandes de salir de donde estás, unas ganas tremendas de huir.
  • Es posible que, si estás hablando con alguien y tienes una crisis de ansiedad, hables a toda prisa y con la voz entrecortada.
No todo el mundo que atraviesa una crisis de ansiedad experimenta los mismos síntomas. En una persona con ansiedad social, por ejemplo, esos síntomas se retro-alimentan con el miedo a los demás.

Cuando los miedos y los síntomas se retroalmientan

Te parecerá quizás curioso, pero este es el mecanismo que hemos experimentado quienes, en algún momento, hemos tenido una crisis de ansiedad generalizada. Ejemplo:
"Estás nervioso porque estás en un sitio con gente con la que no te sientes a gusto y tienes algo de fobia social. Entonces alguien te habla y varias personas se fijan en ti, mirándote. Si ya llevabas un rato o incluso varias horas nervioso por el miedo anticipatorio, ahora que te están mirando te sientes aún peor. Notas que estás sudando y que te tiembla todo. Y piensas: "Se van a dar cuenta, estoy haciendo el ridículo, lo van a notar". Y ese pensamiento provoca que sudes todavía más, estés todavía más nervioso y la voz se te quede entrecortada".
La ansiedad nos acompaña a todas partes, antes de vivir una situación, durante y después, y nos afecta psicosomáticamente, tanto al cuerpo como a la mente. Influye en nuestra autoestima y nuestra personalidad de cara a los demás.

Y es que los miedos hacen que aparezcan los síntomas, pero los síntomas, a su vez, acrecientan los miedos. Con frecuencia, una persona con ansiedad generalizada tiende a la "evitación" de aquello que le causa ansiedad. Lo cual, a su vez, hace que no se le vaya el miedo.

Lo puedes ver explicado en este vídeo de Erick K. Gutiérrez, de Vive sin ansiedad.

  

Ansiedad generalizada: ¿existe una cura?

Como dice el propio Erick en el vídeo, no existen métodos milagrosos para curar la ansiedad. No es algo que vaya a desaparecer así, sin más. Es posible, incluso, que estés durante mucho tiempo conviviendo con la ansiedad, pero empieces a desarrollar una capacidad para hacer las cosas, aunque te den miedo.

Por cierto, si estás buscando una forma de combatir la ansiedad en tu vida, te invito a que eches un vistazo al método para vencer la ansiedad que te propone Erick en su web.

Muchas veces, el hecho de que no haya una fórmula mágica que nos quite la ansiedad de golpe y en un santiamén nos hace hundirnos más en la desesperación. Y no buscamos soluciones. Pero debemos aceptar que el camino de la solución puede ser algo lento al principio, pero eficaz y completamente aplicable.

Yo estoy en camino de lograrlo y confío en que tú también lo conseguirás. Te invito a que me cuentes tu experiencia en los comentarios.

No hay comentarios